Educación y Trabajo

Siempre causa indignación el tema del trabajo infantil y la explotación de una persona, pequeña en este caso, por otra. También me gustaría cuestionar y llamar a reflexión sobre otro fenómeno impulsado por el mismo mecanismo que hace posible este tipo de explotación y es el fenómeno de la educación como herramienta para crear futuros profesionales a cualquier precio.

El nivel de exigencia que tienen los alumnos hoy día es exagerado. Sobre todo en escuelas privadas en donde las reglas (como en todo el sector privado) sirven mas a una economía absurda que al sentido común.

Tenemos que empezar a replantearnos y hacernos a un lado, buscar alternativas. La competencia de hoy día no garantiza una mejor calidad de vida sino que apunta a un nivel de industrialización sin control en donde empresas de todo el mundo buscan la manera de producir mas en menor tiempo y abusar del mercadeo como herramienta de penetración y ventas con tácticas dignas de una película de ciencia ficción. Ademas está el factor sostenibilidad ya que mantener ritmos de producción acelerados significa mas consumo de recursos y mas desperdicios en un período en donde no se pueden recuperar ni naturalmente ni artificialmente.

Entonces tenemos industrias y gobiernos invirtiendo dinero para que el sistema educativo sirva a este supuesto bien común. Sinceramente explotar física y mentalmente a un niño no tiene perdón.

Niños y adultos… pero sobre todo los niños necesitan tiempo de calidad para jugar e interactuar con otros niños. Incontables estudios han demostrado que esta interacción, en conjunto con la interacción con sus padres, son las herramientas que hacen que el cerebro pueda “cablearse” de una manera sana. En los juegos y en las interacciones familiares es donde se aprende cómo relacionarse, cómo ser mejor persona y como sentir empatía tanto con otras personas como con animales y el medio ambiente, la naturaleza en general.

 

Sin embargo este tiempo esta en extinción, al igual que otros productos de la naturaleza por la misma carrera empresarial de entrenar niños para que se conviertan en herramientas de un futuro mercantilista. Los padres tampoco estamos excentos de culpa y ademas debemos sufrir el mismo destino ya que por tratar de mantener la rueda rodando en un mundo en donde todo se mide por el dinero debemos sacrificar horas de esta interacción con nuestros hijos para ganar el salario que nos permita ir de paseo con ellos.

Evidentemente hay un choque de conceptos y se ha desvirtuado esa frase que dice que todo se logra con esfuerzo. O quizas la frase sigue vigente y lo que tenemos que preguntarnos es qué es ese todo al que le dedicamos tanto esfuerzo.

Volviendo al tema de preparar desde temprana edad a los niños les recuerdo a los que todavía siguen leyendo esto y no me han tildado de utopista, comunista y otro tanto de estupideces que terminan en “ista” que el sistema educativo es totalmente obsoleto. A pesar de los años de escuchar sobre practicidad, trabajo en grupo y empatía se sigue enseñando de memoria, se siguen castigando los errores y se sigue amputanto sistemáticamente la capacidad de comprensión, el pensar “out of the box” y se siguen premiando logros individuales.

Nunca en la historia de esta humanidad se ha visto en las nuevas generaciones (bueno, quizas en épocas de guerra) una agresividad tan marcada, falta de compañerismo y deslealtad. En realidad esos rasgos que nos definen como seres humanos parecen ser excepciones a la regla últimamente.

Siguiendo con el tema de la educación “queda como tarea” preguntarnos siempre el por qué… por ejemplo: ¿por qué debemos aprender mandarín siguiendo las tendencias de super potencia de un país que si bien se vende como comunista es el mas capitalista del mundo? ¿Por qué hay tantos casos de déficit atencional en un mundo que explota en comunicación? No es evidente que un niño o niña que no pasa sufiiente tiempo con sus padres y que ademas debe atender a un sistema educativo obsoleto mas bien explote de rabia porque es la manera en la que su cerebro que por cierto está preparadísimo para enfrentar un futuro es contínuamente adormecido por estructuras no válidas y arcaicas.

Para cerrar este tema otra de mis grandes preocupaciones es como esta falta de empatía, comprensión de los sistemas, que por cierto nadie enseña… es decir, debemos ajustarnos a un sistema sin saber si funciona bien o mal… como si se tratara de una máquina milagrosa de la cual nadie sabe como es el funcionamiento, pero funcionó ayer entonces debería hacerlo hoy y también mañana.

La cantidad de profesionales en areas de suma delicadeza como medicina, leyes, economía han perdido tanta sensibilidad como personas que compararlos contra un robot a veces da pena… por el robot, digo. Médicos operando lo que no se tiene que operar por una ganancia extra, abogados rechazando casos de absoluta validez por no ser lucrativos o sobreevaluando un problema para obtener mayor ganancia, economístas obsesionados por el PBI sin importar si las personas son felices o no. Todos con grandes títulos y excelentes promedios pero con menos humanidad que una pieda a la hora de tomar decisiones.

En todo el mundo esta tendencia consumista ha generado dramas… por si no se ha enterado las industrias que mas facturan son las que han tenido mas casos de suicidios entre sus empleados. Cito el caso de Telecom en Francia y el de Foxconn en China… para atar puntos Foxconn, que también fabrica partes de computadoras es uno de los mayores productores de productos Apple (iPhone, iPad).

Con ese ejemplo cierro el cuadro del empleado que se considera óptimo en esta epoca, entrenado de pequeño para ser un ganador, individualista, esclavo de un sistema que pone a la producción por encima de todo y que trabaja para las empresas que mas recaudan en el mundo solo para ser cómplice de suicidios.

Si, quizas fui muy extremista en el ejemplo asi es que voy a dejar temas mas cercanos… o acaso piensa que las alergias, asma, stress, resfríos y mal comportamiento de sus hijos son algun problema hereditario. Causas naturales sobran pero las artificiales han tomado mayor protagonismo. Para pensar.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *