Ah, la Navidad!

Esa época del año en donde todo se vuelve confuso. Mucha gente crece en alegría y aprovecha para dar buenos deseos, reunirse y disfrutar tranquilamente. Me adhiero a ese grupo. Por otro lado están los consumistas, los depresivos y los que directamente por alguna u otra creencia ven la celebración como algo ajeno, algo así como el año nuevo Chino para nosotros. Y todas las mezclas y tonos de grises.

La reflexión de la navidad, de este confeso Ateo, son los puntos de vista y la falta de información. He notado, para mi sorpresa, que mucha gente no tiene idea qué es la Navidad. Básicamente es la celebración del nacimiento de Jesús. Dato interesante es saber que la fecha (ya que no se conoce la fecha exacta de nacimiento de Jesús) fue decretada por religiosos en el siglo III D.C.  Muchos toman a “Santa” que viene de una tradición del norte europeo (y de antes seguramente también) como el espíritu de la fiesta y otros (mis allegados anti-consumistas) lo asocian con un invento de Coca Cola.

Quitando el tema de la religión es preocupante la fiebre de compras de estas épocas que cada vez empieza mas temprano… parece que desde octubre empieza el Blitzkrieg de compras navideñas. Los lugares de compras abarrotados y la gente corriendo.

De mis experiencias pasadas siempre debo criticar eso. El sobre trauma de comprar por cumplir con alguien, que si no regalo se va a ver mal, que el precio de los regalos… los regalos en si y toda esa espectativa. Muchos defienden que es mas para los niños, estoy de acuerdo, pero con los años he puesto en duda el enseñarles a creer en una ilusión y por lo que he visto la espectativa de regalos tiene una carga de stress que no es nada sana. Siempre esperando algo mejor que la vez pasada y midiendo el valor por valores que no tienen nada que ver con las buenas intenciones.

Además… parece que todo el mundo que recicla y que se dice apoyar al ambiente se olvida que los electrónicos, los envoltorios de regalo, los regalos en si, todo se genera con recursos, entonces comprar mas y mas no es algo muy sostenible que digamos. Me dirán: que exagerado, es una vez al año… y yo contesto: empieza en Octubre, es una celebración a nivel mundial, se compra mas de la cuenta (y muchas veces se come mas de la cuenta) no sería bueno empezar a ver estas cosas y cambiarlas un poco? No ser extremistas, nadie está diciendo que dejen de creer en la celebración ni que no se festeje nada ni se haga un regalo… mi posición es: ¿es tan necesario? hacer ese despliegue… no basta con una cena y algunos buenos augurios y ya… no es eso lo que se está festejando al fin y al cabo.

Claro, como Ateo debo decir que preferiría eso y que se transforme simplemente en una celebración, de compartir, simple y al punto. Reconocer que se comenzó a celebrar por una cuestión meramente religiosa (y de conversión, según los Romanos) y aprovechar para que sea algo universal, sin discriminar ni criticar. Y el que no quiere, no quiere y punto.

No puedo dejar de mencionar la puta costumbre de la pirotecnia que si, sonaré mal, pero me parece muy neandertal y dañina. Otro tipo de consumo histérico que hace mas daño que cosas buenas.

También mis sinceros respetos para la gente sola, o la gente que perdió seres queridos, las celebraciones, todas, tienen ese efecto de  recordar a los que ya no están con nosotros, para ellos recordarles que lo que queda es lo que se habló, lo que se hizo y todo lo que ahora, aunque ya no estén, nos influencia en decisiones y recuerdos. Eso es permanecer.

Que la pasen bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *