Motivación y Dinero

¿Qué es lo que nos mueve a salir adelante? ¿es el dinero? ¿incentivos? ¿ser felices? ¿ayudar? ¿es la empatía? o simplemente es una cuestión de conveniencia. Partamos de la base de que no lo sabemos todo. Desde un punto de vista puede ser la empatía, desde otro la conveniencia.

De lo que si estoy seguro es que son los falsos conceptos de motivación que predominan la cultura actual.

Cuando hablo con diferentes personas sobre cómo podrían mejorar las cosas si el sistema monetario desapareciera mucha gente dice: “Sin plata, sin un incentivo, la gente no haría nada”. yo creía en eso antes… ahora no. Y cuando les pregunto por qué creen en eso las respuestas son simplistas “Porque asi es”, “Porque siempre fue asi” o “Es algo biológico” también aparece.
También hay respuestas mas complicadas pero que están basadas en esos y otros conceptos… en realidad todos damos una respuesta asi porque en verdad no lo sabemos. No sabemos qué es vivir en otro sistema que no sea el monetario… nuestros padres, abuelos, tátara abuelos y mas allá vivieron en un sistema monetario… no tienen la mas puta idea de qué sería vivir sin un incentivo monetario y eso por eso que nosotros repetimos lo mismo.

Las cosas cambian. Si quieren un buen ejemplo: si de niño tus necesidades básicas de afecto, comida y salud estaban satisfechas es muy probable que te hayas embarcado con amistades a hacer proyectos. Pensemos en eso, no había dinero de por medio, el objetivo era divertirse principalmente. El investigar, probar, interactuar es algo natural que muchas veces se pierde en la edad adulta porque creamos prejuicios, preconceptos, nos encerramos en rutinas y nos alejamos de cosas que nos distraigan de todas esas malas cosas.

No es el dinero el que mueve al mundo, es la creencia de que con el dinero podemos alcanzar esa aventura, descubrimiento o cosas que nos pueden ayudar a ser mas felices o vivir mejor. Es la base de nuestra especie experimentar y crear, es lo que nos ha mantenido vivos a través de generaciones.

De hecho si empezamos a ver las cosas asi pronto nos damos cuenta de algo. De la misma manera que un programador ve que ciertas partes del código que antes servían ya no lo hacen de manera eficiente y retrasan el programa en general nos damos cuenta de que el dinero es una pérdida de tiempo, es un sistema que retrasa a otros sistemas.

Si un niño pobre quiere estudiar música y sus padres le dicen que no pueden porque no tienen dinero se le está amputando una gran posibilidad. De la misma manera si un niño rico quiere estudiar música y no puede porque sus padres quieren que no descuide el estudio para ser médico también se le esta quitando una gran oportunidad. Alcance o no una maestría (no hablo de títulos) en un instrumento se le esta quitando la oportunidad no solo de aprender algo que eligió sino también de equivocarse, probar y conocer otro ámbito y personas. Como en esas películas en donde una línea de tiempo favorable es truncada por una mala decisión; pronto una persona que no tiene acceso a lo que quiere siente que el mundo es encajonado, no hay elecciones y lo mejor que puede hacer es tomar lo que tiene y conseguir lo que puede porque hay reglas y la libertad no existe.

No todos los casos son iguales pero es muy común pensar que el dinero o unas vacaciones, o un aumento (incentivos) son lo mejor a lo que podemos llegar si nos esforzamos.

Vuelvo al ejemplo de los niños. Quieren hacer de todo, pero no tienen los recursos. Mi hijo hace poco quería participar en un proyecto de la escuela, sus ideas eran muy buenas, pero lamentablemente no había presupuesto para realizarlas. Qué hubiera pasado si fuera lo contrario, si el límite del dinero no hubiera existido. Al fin y al cabo todo se puede conseguir fácil para hacer un helicóptero a control remoto… ¿Difícil? Si, porque inclusive obtener ayuda es una limitante con el dinero. Si los profesionales no tuvieran que cumplir un horario y estar atados a las reglas del sistema socio económico actual hasta podrían ser consultados abiertamente por escolares para resolver las partes tecnológicamente mas complejas del proyecto como el de hacer funcionar el helicóptero con un control remoto. Un amante de la electrónica con un equipo de niños y algo de supervisión podrían construir un modelo funcional en menos de una semana teniendo los recursos. Piensen un poco… estamos hablando de niños de 10 años ganando experiencia y conocimientos básicos de aviación, electrónica, trabajo en equipo, interactuarían con personas mayores, desarroyan respeto y conocimientos en menos de una semana teniendo todo un año para hacer otros proyectos. Tendríamos niños multidisciplinarios antes de los quince años… no serían necesarias las universidades, escuelas ni colegios tal cual los conocemos hoy por el simple hecho de dejar fluir un deseo de construir algo interesante, de buscar esa aventura, de crecer harían el trabajo. Sin tareas, sin obligaciones.

Si leen de vuelta la última parte estamos hablando de hacer volar la educación y el crecimiento por el techo con solo 6 o 7 personas en donde todas crecerían intelectualmente (incluidos los ingenieros / profesionales) en una semana. Todo si quitáramos el problema del dinero. Si algo así es posible, por qué no hacerlo con 10, 30… grabar videos, compartir en Internet. Se ahorrarían recursos, se puede (en parte) distribuir la experiencia a millones.

Aún en el peor de los casos si no pudieran cumplir el objetivo. Digamos que quieran construir un OVNI… no podrían, no está el conocimiento, pero ganarían el conocimiento de equivocarse: de ver qué es lo que falta, algo que es de inmensa importancia si se quiere lograr algo nuevo, saber qué es lo que falla y lo que falta. Aun así aprenderían muchísimo porque estarían tocando temas experimentales.

El incentivo real es vivir, con todo lo que trae alrededor: descubrir, conocer, aprender, equivocarse (muy importante), querer y hacer. El beneficio sería miles de veces mayor a los incentivos que tenemos ahora. Es solo una cuestión de mejorar el sistema socio económico y darnos cuenta de lo que podemos lograr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *