El centésimo mono

Hace poco escuché una historia buenísima.

En pleno apogeo nuclear unos científicos querían ver cómo la radiación afectaba a los mamíferos. Tiraron una bomba atómica cerca de una isla en donde había monos. Los monos comían papas y la radiación se había impregnado en la cáscara de la verdura. Los científicos entonces le enseñaron a un grupo de monos (unos diez) a pelar las papas. Los monos, al ser primates saben, al igual que los humanos sobre el uso de herramientas. Entonces aprendieron.

Así vieron que en poco tiempo otros monos, observando al grupo de diez comenzaron a hacer lo mismo. Doce, quince, veinticinco, a un ritmo iban aprendiendo y otros monos copiaban. Un comportamiento observado y comprobado entre esa especie.

Lo que no pudieron medir y todavía sigue sin explicación científica es que aproximadamente cuando el centésimo mono aprendió a pelar las papas, rápidamente la población entera de 10.000 monos, incluyendo algunos que vivían en una isla vecina, sin contacto con el grupo principal aprendió a hacer lo mismo y de esa manera sobrevivir al problema de la radiación con su principal alimento.

Como buen escéptico busqué en Internet ya que yo había escuchado anteriormente una variante de la historia y me di cuenta de que la historia es ampliamente aceptada por gente de la New Age (http://es.wikipedia.org/wiki/Efecto_del_cent%C3%A9simo_mono) y no hy registro específico de la fuente original y hay muchas versiones. También hay muchas críticas y falta de datos por lo cual no se puede asegurar a ciencia cierta si es algo realmente estudiado o meramente un concepto basado en una observación accidental.

De todas formas demuestra en concepto el gran poder que tienen las ideas y parte del aprendizaje. Por eso cuando por ejemplo dicen que una foto no va a salvar a nadie del hambre en Facebook: ¡es cierto! pero no por eso vamos a subestimar el poder de la divulgación y la educación, ya que educar, a diferencia de lo que pensamos, o mejor dicho, de lo nos quieren a hacer creer, no es algo exclusivo de las escuelas o centros educativos. Saber y divulgar es algo esencial de la naturaleza humana y lo que nos ha hecho avanzar y sobrevivir.

Al fin y al cabo cuando sabemos algo nuevo hace una gran diferencia. Si sabes algo… desparramalo. Aunque mas no sea para probarlo contra otras ideas. Las buenas, siempre terminan ganando y evolucionando.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *