Miedo a la Realidad

A las personas en general les gusta creer, a ciegas. Como los locos, pensando que de alguna manera las cosas se encausan solas en medio de actitudes sin control pero que tienen “sentido”. Viendo pequeñas maravillas en medio de la nada. Y siempre con miedo a esos repentinos momentos de lucidez y esparcimiento en donde podemos tener una instantánea de la realidad como foto completa. Siempre acostumbrándonos a silenciar esos momentos con la distorsión más fuerte y placentera que podamos encontrar.

Entonces tener miedo se convierte en algo cotidiano. Una nueva medida. La adrenalina se vuelve adicción. Nos acostumbramos a vivir en ese estado alterado. Entonces pasan cosas raras, los valores se tuercen. Tirarse de un puente atado de las piernas es símbolo de audacia, pero reconocer al hijo engendrado en un breve momento de placer es un evento que debe ser evitado en el nombre de la audacia, cuando en realidad es la vergüenza la que susurra al oído.

Nos da miedo la vida mas que la muerte y eso se puede ver en que buscamos mas a la segunda que a la primera mientras a viva voz gritamos que estamos vivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *