Religión y Ciencia: nuestra especie no soporta el vacío

No se si se habrán dado cuenta, a mi esta “revelación” simple me vino de la mano de la programación “uno aprende a vivir en base a lo que hace”. Los humanos no soportamos el vacío, no podemos tener “nada”. De hecho a la nada, la llamamos… nada. El vacío del espacio, por ejemplo, lo vemos negros. Cuando no hay colores lo vemos negro. Simplemente no podemos manejar el vacío.

Ahora, fuera de ponernos metafísicos, esto es normal. Pero desemboca en cosas que ni nos imaginamos. En los video juegos, por ejemplo, el aire, que no sirve para nada, en muchos casos ni es una variable que afecte la física, tiene un ID, tiene un valor como bloque, como pixel. Esta implícito en la programación. Aunque no sea mas que para describir el espacio vacío. Si se lo ponen a pensar, en un documento de texto, los espacios son un símbolo más y ocupan un byte de información.

En cuanto a nuestro conocimiento, tener un vacío también es algo con lo que no podemos lidiar… es difícil decir “No se”, y me he dado cuenta que no solo es por una cuestión de orgullo o porque nuestro sistema de vida se basa en la competitividad, en donde un “no se” es síntoma de debilidad. Neil deGrasse Tyson describe este problema en un video, diciendo que “Dios es un parche” (video en inglés) no es un ataque a la religión en si, simplemente un relato verídico de como inclusive los grandes genios como Newton, cuando llegaron al límite de su conocimiento, describieron esos fenómenos indescriptibles del Universo como algo más allá de la comprensión, algo seguramente divino. Pero esas cosas divinas, una generación después fueron aclaradas, explicadas y entendidas… lo cual ademas de generar respuestas generó más preguntas… mas vacío intelectual, de información y otra vez esas cosas inexplicables pasaron a tener un color, una etiqueta.

Ahora, lo interesante, tocando temas de religión, es que en esta etapa particular de nuestro tiempo estamos en el medio del “sube y baja”, o así parece. Ya que si bien existe mucha incertidumbre sobre muchas cosas también hemos obtenido una buena comprensión de otras. Es por eso que fuera de las modas y la superstición la iglesia ha luchado por mantener su número de fieles en un mucho de población con crecimiento exponencial.

En temas más “terrenales” se ha discutido el que los padres no saben decir “No se” a los hijos y cosas por el estilo. Y estamos tan acostumbrados a que el vacío tenga nombre que ni siquiera entendemos cuando nos están mintiendo. Ya que ante la duda, en vez de verificar la afirmación, tendemos a aceptarla independientemente de su veracidad ya que esa afirmación se acerca mas, o tiende, a lo poco que relativamente conocemos. Tipo “El sistema capitalista es el mejor sistema, cualquier otro sería un caos”. Mucha gente defiende a muerte esta afirmación, simplemente porque no tienen suficiente información, no se pueden imaginar, no pueden lidiar con el vacío de lo inexplicable.
Supongo que de igual manera se hubiera sentido alguien, hace 200 años al decir “La esclavitud no puede abolirse, es el orden natural de las cosas”. Por eso, que doble, triple o exponencialmente valiente fueron las personas que llevaron a cabo el cambio, no solo los legisladores y promotores, sino todas las personas que de una u otra forma, simple o complejamente, asistieron al cambio, sin saber no solo que luchaban contra algo arraigado sino contra este cableado cultural que había que llenar con información y dudas.

Otra cosa que hay que entender es que esto no es algo abstracto, es muy real, el no saber, ese “vacío” es el que nos hace enojarnos cuando no sabemos cómo reaccionar contra algo, simplemente porque no lo entendemos, es la base de toda discordia, odio racial, raíz de todo tipo de atrocidades. No me cabe ninguna duda de por qué el color negro se asocia con cosas malas, oscuridad, y otras cosas. Realmente el color negro es nuestra representación cromática, nuestra interpretación al vacío. Inclusive mucha gente asocia el estado mental de vacío con el color negro mas que con el blanco.

En resumen, es peligroso quedarse en los vacíos, en la zona de confort. Entonces, si queremos darle mas sentido, bienestar y dirección a nuestra existencia, esta claro que debemos cuestionar, informarnos, investigar, llenar ese vacío, al fin y al cabo nosotros y todo lo que nos rodea somos productos de la naturaleza, contrarios al vacío. Es natural y lógicamente mas acertado buscar algo que nos complete a algo que nos vacíe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *