Carl Sagan, se te extraña

Si tuviera que nombrar un libro que me haya cambiado la vida, ese sería sin lugar a dudas El Mundo y sus Demonios de Carl Sagan. Siempre tuve curiosidad por la ciencia, es especial por el espacio. Pero cuando era chico no había Internet y el concepto de Biblioteca Pública no era tan accesible como en otros lugares del mundo. La televisión gobernaba la atención cotidiana. Pero a lo que si había más acceso era a revistas.
En Argentina, me acuerdo leer varias ediciones de Muy Interesante y Conozca mas. Claro, es fácil ver ahora que esas ediciones estaban cargadas de pseudo ciencia. Entre las revistas y el boca en boca es fácil entender como estamos expuestos a la pseudo ciencia. Especialmente después de leer El Mundo y sus Demonios.

Ahora creo que es peor, porque Internet esta lleno de sitios con noticias del calibre “Tendremos 8 días de oscuridad total” o “Descubra como bajó 10 kilos en una semana, el secreto te sorprenderá” o la famosa historia de que Marte se va a ver del mismo tamaño de la luna. Cosa que el público en general, si estuviese un poco informado, tomaría con temor en vez de asombro.

Volviendo al libro, recuerdo haberlo leido cuando tenía unos 19 años (cuando recién conocía Internet) y he visto numerosas publicaciones, documentales y artículos mencionarlo. Evidentemente fue un gran antes y después, no solo para mí. Y de hecho creo que el alcance que tiene el libro todavía esta fuera de mi entendimiento. Cuando yo lo leí, fue por curiosidad y por respeto. Carl Sagan era una figura de autoridad, me pareció que el libro valía la pena. Pero con el tiempo, y como con todo lo que nos gusta, empecé a preguntarme más sobre el libro en sí y no tanto por lo que me dio a mí. ¿Por qué lo escribió? ¿Qué quería comunicar? Ahi fue cuando empecé a prestar mas atención a la historia del libro y a lo que a groso modo, Carl Sagan quería lograr: que la ciencia fuese tomada más en serio, los peligros de vivir mal informados y que, a pesar de lo que se piensa, la ciencia es algo accesible.

La frase de que vivimos en una era dependiente de la Ciencia y la Tecnología en la que casi nadie sabe sobre Ciencia y Tecnología debería conocerse más.

Se extraña a Carl Sagan porque hacen falta más personas como él. Claro, tenemos a buenos sucesores y otros contemporáneos como Neil deGrasse Tyson o Bill Nye pero parece que no alcanza entre tanta publicación que pretende explicar el Universo con pavadas poco comprobadas.

Y a lo que voy es que la ciencia y el método científico, en realidad no son difíciles de utilizar. Como dice el libro. El problema es la distorsión a la que nos han inducido mediante sistemas educativos obsoletos, de “Línea de Montaje” (tener en cuenta que el sistema de educación público se diseño teniendo en cuenta las necesidades de la revolución industrial).

Necesitamos empezar a hacernos más preguntas. Cuestionar, probar. Perder el miedo a equivocarnos, que es algo que esta estigmatizado en nuestros sistemas educativos, laborales y sociales, en donde predomina la competencia a la cooperación. No creernos de buenas a primeras lo que nos dicen. Sobre todo si es algo de alguna figura de autoridad. Yo he dudado de Carl Sagan, me parece sano hacerlo. Es bueno dudar hasta de temas tan arraigados como la Democracia. Veamos por ejemplo en las últimas elecciones de Costa Rica (y aplica para otros lugares del mundo) cuál es el porcentaje de personas que participaron en votaciones y cuánto representa de la población adulta el porcentaje del partido que ganó. ¿Es en verdad eso una mayoría?. Y seguir cuestionándonos cosas ¿Cuál es el precio de un sistema político en donde una minoría es representada como mayoría? ¿Es en verdad el mejor sistema que hay? o directamente ¿Qué podemos mejorar? si vemos que todas las preguntas nos dan respuestas que no nos gustan.

Las respuestas no necesariamente nos tienen que gustar. Y eso está bien. Y va en contra de lo que generalmente no muestran como verdad. La verdad no es ni buena ni mala. Pero si queremos encontrar un mejor futuro tenemos que pensar en términos de eficiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *