Encadenamiento de situaciones

Una hoja cae de un árbol y apenas hacer ruido. Pero, hubiera sido todo diferente si no lo hubiera hecho?

Un detalle pequeño… pero supongamos: una hoja cae, nadie la ve caer y ninguna persona la escucha. Apenas hace un sonido que sería audible para las criaturas más pequeñas, como el grupo de hormigas que va a pasar en quince minutos. El grupo de hormigas debe esquivar la hoja y así su camino se tuerce, obligándo al grupo a perder un par de segundos para rodear la hoja y retomar el camino. Solo una hoja, solo dos segundos. Las hormigas llegan a su hogar y descargan lo recolectado justo cuando un niño, sin querer, destruye la parte superior del hormiguero con su pisada. El niño se da cuenta de lo sucedido sólo unos segundos después cuando otra persona le advierte sobre lo ocurrido. El niño retrocede unos pasos para comprobar lo ocurrido mientras una de las hormigas, la que justo había vuelto de su trabajo de recolección, se aleja corriendo del hormiguero. Un par de segundos antes hubiera muerto aplastado pero siente la sacudida que produce el pié sobre la tierra. El niño permanece quieto observando lo ocurrido y la hormiga decide subir por el pié del niño y picarlo. El niño se sacude y golpea el area donde le pica. La hormiga muere otra muerte que la que hubiera tenido unos pocos segundos antes. El niño corre y se tropieza, lo que lo lleva a otro destino y a otro fin.

Entonces… ¿qué tan pequeña era la hoja dentro de los propósitos de este universo? ¿Qué hubiera pasado si el bosque entero no existiese?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *