¿Cómo sería vivir en una Economía Basada en Recursos? Parte 2

Después de haber terminado con la gira de reciclaje en la ciudad (ver primera parte), que duró unos quince días, nos dirigimos con todos los vehículos y equipos hasta las Ruinas de Cartago, ahora convertido en un museo y centro de transporte. No todo lo de una ciudad se desarma / mina para reutilización. Obviamente el patrimonio histórico es preservado. En el caso de Cartago, además de ser un punto histórico, confluyen varios puntos de transporte.

Ahora los puntos principales se conectan por trenes magnéticos (de esos que no tocan el riel, como los que utilizaba Japón hace un tiempo) pero obviamente mejorados. Con uno de estos trenes voy a regresar a mi casa en unas horas.

Pero primero, a llenar algunos reportes, subirlos a la red. Recibir con el resto del equipo al equipo que viene a reemplazarnos (minar ciudades es una de las actividades que continúa aun después de la transición a una economía de recursos), intercambiar experiencias y al final el momento melancólico de despedirme de mis amistades y de las nuevas, intercambiar contactos y prepararme para volver a casa de una experiencia de trabajo bien hecho y en colaboración.

Toda la información recolectada se sube a la nube. Una computadora que tiene el plan de minería actualiza los datos con lo recolectado y entrega el nuevo mapa y el plan al nuevo equipo. Cada uno tiene una computadora o tablet que se actualiza al instante. Todos saben que hacer y lo que no se sabe o se puede cambiar se discute educadamente y por sobre todas las cosas, con fundamentos.
Uno de los cambios principales de mentalidad para pasar de un sistema de consumo a uno de recursos fue la educación de la eliminación de las opiniones. Si el plan dice que la siguiente zona es tal y que lo que se espera encontrar son x materiales y que por eso el equipo que se va a usar es tal y alguien no esta de acuerdo, no basta con decir “yo creo que se nos saltamos tal ciudad y vamos a esta otra va a ser mas productivo porque la ciudad era mas grande”, tiene que haber pruebas, datos. Muchas veces se han seguido planes por opinión solo para perder el tiempo porque las condiciones cambiaron o para darnos cuenta que al final, lo que parecía tedioso por ir un paso a la vez, resultó la manera de hacer las cosas y el “ahorro” una pérdida de tiempo a mediano plazo. Ahora las cosas se prueban, si alguien no esta de acuerdo, expone su punto y sus pruebas, lo alimenta al sistema y éste ayuda a validarlo o no. Si no valida, no hay suficiente información. Ademas, la computadora no solo analiza el punto en si sino el punto contra el plan general de minado de ciudades, algo que para una o varias personas sería muy difícil de procesar. De esta manera el orden general se traduce en eficiencia y cuando no se esta de acuerdo, al aportarse mas pruebas e información (tenga razón o no el que las presenta) el sistema se enriquece con mas datos de valor. Es decir, las equivocaciones no son castigadas y sirven para entender los problemas. De hecho nadie se estigmatiza ni castiga, no se pierden rangos ni respeto de ningún tipo y muchas veces ideas no validadas han aportado nuevas ópticas de visión general a un proyecto que se aplican de otras maneras. Todos ganan.

Terminado todo este proceso, nos despedimos, junto mis cosas e ingreso a la plataforma del tren. El trabajo fue duro y estoy cansado. Mi celular personal (una versión mejorada de lo que eran los smartphones) me indica que mis niveles de agua estan un poco por debajo de lo normal, y es cierto, con tanta emoción no tuve tiempo ni de tomar algo. Me acerco a un kiosko automatizado en el anden, pongo mi mano para reconocimiento y selecciono un jugo de fresas. Aca también pasa algo interesante.
Al ser un punto turístico y de interconexión de transporte, mucha gente recorre el área. Este kiosko (y muchos otros en la zona) están conectados a los sistemas de transporte, sabe exactamente cuantas personas viajan (porque también marcan con su mano / huella para viajar) y ademas tienen un sistema que calcula un estimado, basado en datos anteriores y en los viajes presentes, de tráfico y cuántas personas esperan que tomen ciertos tipos de bebidas según las preferencias. Es decir, el sistema no solo me conoce a mi, mis gustos sino que conoce el gusto de todas las demás personas. Con el tiempo estos aparatos se calibran solos y cuando una bebida o producto se esta por terminar, el sistema calcula cuánto mas tiene que transportar desde la ciudad proveedora más cercana o de la red de entrega con el trayecto óptimo.

Tomo mi jugo, no pago absolutamente nada ni nadie me lo cobrará en la terminal. Mientras lo tomo, llega el tren, exáctamente cuando lo esperaba, me subo y en unos pocos minutos estaré de vuelta en mi ciudad a unos 35 kilómetros.

Como el tren esta elevado sobre las ruinas de las ciudades viejas y las autopistas abandonadas que ahora están casi completamente cubiertas por maleza (la naturaleza siempre es la mejor recicladora porque tiene tiempo de sobra) el viaje es corto, además de que el tren, uno de distancias cortas, puede llegar a 500 kilómetros por hora como si nada. Además, los paisajes a alta velocidad siempre son un espectáculo para la vista.

Llego a mi ciudad, me bajo del tren. Me acerco a un puesto de comunicación para avisarle a mi pareja que ya he llegado (si ella quisiera puede consultar su sistema y conocer mi ubicación también). Pequeñas costumbres sociales que aun no se transforman.

La ciudad es circular. En el centro, el domo central contiene las terminales de transporte tanto de pasajeros como de productos y servicios. Cada ciudad produce cosas particulares, dependiendo de la disponibilidad de recursos de la región, el clima y otros factores. De hecho las ciudades ahora se construyen dependiendo la eficiencia en relación no solo de la producción sino de la capacidad de mantener a las personas. Dentro del domo central también estan las áreas recreativas, centros de arte, teatro, puestos en donde uno puede solicitar casi que cualquier producto y servicio (gratis).

Fuera del domo central comienzan los anillos o zonas destinadas a cosas específicas. Las ciudades circulares ofrecen mayor eficiencia para transporte y ubicación. En el primer anillo se encuentran las escuelas, universidades, hospitales, en general todo lo que tenga que ver con educación y salud.

El siguiente anillo alberga la parte tecnológica, centros de investigación, informática y maufactura.

El anillo siguiente es el de viviendas, casas, edificios de toda forma que comparten características en común que describiré después.

El último anillo es el anillo dedicado a la agricultura. Al ser el mas grande y el exterior contiene mallas y cercas de considerable altura, según la zona, para proteger los cultivos y la ciudad de animales y otros peligros. Sobre todo hoy día cuando hemos devuelto gran parte de nuestras ciudades antiguas a la naturaleza. Las ciudades, mil veces mas eficientes que nuestro hábitat anterior albergan desde unos pocos miles hasta cientos de miles de personas, de una manera sostenible y en donde todos gozan de todo lo que la tecnología  y el progreso puede ofrecer.

Continuará…

¿Cómo sería vivir en una Economía Basada en Recursos? Parte 1

EBR - Introducción

Estoy de pie frente a la casa que alquilaba hace unos años. Las rejas ya no están, la pintura se descascara, no hay puerta de entrada. La casa en general esta en un estado avanzado de abandono. La casa de al lado esta en condiciones similares. De hecho toda la cuadra presenta el mismo nivel de abandono y en su mayoría el barrio completo. Pero no ocurrió ningún saqueo, ninguna epidemia apocalíptica o ninguna guerra. Por lo menos no por estos lados.

Esta es una escena típica de algunos barrios de Costa Rica y de todo el mundo después de establecer una Economía Basada en Recursos (EBR). Pero ¿qué paso? ¿este es el futuro en una EBR? ¿Casas destruidas, hambre, conflicto? No, mas bien todo lo contrario.

Mi casa esta ahora un poco más lejos, voy a hablar de eso después. Estoy de vuelta en este barrio porque me ofrecí; porque conozco la zona. Estoy participando en un tour de minería de recursos. Básicamente las ciudades como las conocíamos a principios del siglo XXI eran obsoletas, lo fueron por mucho tiempo. Si se lo ponen a pensar, los materiales cambiaron, pero la arquitectura, fuera de las formas, era casi la misma, los sistemas de drenaje, las distribuciones. Los interiores igual, los inodoros no cambiaron por siglos, usábamos un galón completo de agua por una meada. El reciclaje no formaba parte de lo energético ni del ahorro sino mas bien (en muchos casos) de reciclar el exceso. La cantidad de hierro, electricidad y otros recursos que se utilizaban solo por temas de seguridad (portones, rejas, cercas eléctricas, alarmas, timbres, circuito cerrado) era enorme y no se aprovechaba para nada la energía solar. Todo se construía o crecía según las necesidades del momento, apenas planeando, a corto plazo. Con el tiempo, sistemas viales, de aguas, de energía, perdían eficacia con todo el despilfarro de recursos, tiempo y energía que hacía continuar el círculo vicioso.

Las ciudades nuevas, que fueron planeadas desde la base (literalmente) para ser autosuficientes y sostenibles ahora están alejadas de las ciudades viejas y parte de la recuperación del ambiente incluye tareas como esta, hacer giras o tours a las ciudades antiguas, ir en equipos y con equipo y desmantelar los que queda útil para reutilizarse o reciclarse. Como mencioné, solo en metales es increíble ver lo inoperantes e ineficientes que éramos.
Suena aburrido, pero en realidad es como ir de campamento. La gente hoy día es tan productiva y al mismo tiempo tiene tanto tiempo libre que se ofrece como voluntaria para hacer este tipo de tareas.

Tenemos ayuda, somos varias personas, muchas veces de diferentes paises (gente que quiere conocer cómo era Costa Rica antes de una EBR) y si bien gran parte del trabajo se hace a pie estamos acompañados casi todo el tiempo de vehículos inteligentes en donde se colocan los materiales. Algunos de estos materiales son reciclados mientras los vehículos se desplazan, algo así como un camión de basura moderno, semi robotizado que procesa los productos a su paso. De hecho se ven muy bien y da gusto trabajar con ellos. Facilitan mucho la tarea.
Claro, hay peligros, las ciudades están abandonadas, descuidadas, cayéndose a pedazos y llenas de animales aun re adaptándose al entorno. Así como yo participo en el equipo que desmantela, desarma y carga materiales hay otras personas en equipos con un enfoque mas biológico que se dedica a tomar muestras y revisar animales con problemas o conductas agresivas.

Tenemos un plan, lo seguimos y por momentos hay descansos, fogatas, comidas, gente que lleva instrumentos, trabaja, charla o simplemente ve películas dentro de los vehículos de vivienda… algunos, según la zona, optan por acampar de la manera clásica, en tiendas. Se conoce gente, se ayuda, se hace un trabajo de reconstrucción y se hacen estudios científicos de todo tipo, todo bajo el mismo proyecto.

¿Qué cuánto gano por hacer todo esto? Nada, cero, no me pagan nada. En la próxima entrega les cuento por qué esto no me molesta en lo absoluto, mas bien, todo lo contrario.